El organismo Internet Assigned Numbers Authority (IANA) ha asignado varios rangos de direcciones para utilizar con las redes privadas.

Los rangos de direcciones para utilizar con redes privadas son:

Una dirección IP dentro de estos rangos se considera, por lo tanto, no direccionable, debido a que no es exclusiva. Cualquier red privada que necesite utilizar direcciones IP de forma interna puede utilizar cualquier dirección dentro de estos rangos sin tener que coordinarse con el IANA o un registro de Internet. Las direcciones dentro de este espacio de direcciones son solo exclusivas dentro de una determinada red privada.

Todas las direcciones fuera de estos rangos se consideran públicas.